Un tipo sincero en el banquillo

|

QUIENES conocen a Natxo González aseguran que no es un tipo de trato fácil. Incluso están convencidos de que si hubiese nacido hace unos cuantos siglos sería un ermitaño. Pero como ha nacido en estos tiempos se dedica al fútbol. El Deportivo lo ha contratado para entrenar al primer equipo, no para hacer monerías –para eso ya están los payasos e incluso los políticos–, y a la preparación de la plantilla es a lo que entrega su jornada laboral. Que haya dicho que trabaja con la idea de que Sidnei y Guilherme se van es lo más lógico; no le puede parecer mal a nadie. Al reves, lo malo es que aún no se hayan ido. FOTO: natxo gonzález | aec

Un tipo sincero en el banquillo