La invasión de Oleiros

|

O fillo do fillo de muiñeiro, para sus amigos Rafa, para sus rivales Cuiña y para sus convecinos de Lalín el alcalde, presumió en su día con un poético tuit de que alborexaba en su pueblo y los jabalíes hozaban en pleno centro. Poco después, una piara se paseó por Culleredo y Cambre, hubo vídeo casero, pero ni un solo comentario de los alcaldes. Más tarde los porcos bravos se dejaron ver en A Zapateira y también el silencio municipal fue la respuesta. Casi fue lo mejor, pues tal como suelen acabar los conflictos de lindes y no sabiendo si pisaban suelo de A Coruña, Arteixo o Culleredo no era cosa de utilizarlos como propaganda. Ahora andan por el próspero municipio de Oleiros y Ángel García Seoane, Gelo, regidor perpetuo y líder incombustible de Alternativa dos Veciños –una especie de Podemos con aroma de la ría– anuncia medidas para acabar con la invasión. No explica cuáles, pero no estaría mal que lo hiciera, porque igual está pensando en montar cacerías como aquellas de la “Escopeta nacional”... Aún se va a levantar Fraga de la tumba para pegar unos tiros.

La invasión de Oleiros