Una gran operación inmobiliaria

|

Treinta mil millones de euros son muchos, una barbaridad. Y esa es la cantidad que obtendrá el Santander por la venta de buena parte del negocio inmobiliario que tenía el Banco Popular al fondo Blackstone. Una operación que da liquidez a la entidad pero que, sin embargo, siembra dudas sobre la intervención que sufrió el Popular en su momento. El principal problema que tenía el banco era la falta de activos con los que garantizar la devolución de un préstamo al BCE, lo que acabó con su liquidez. Sin embargo, está claro que si el 51% de su cartera inmobiliaria valía 30.000 millones sí había algo con lo que responder. FOTO: Ana Botín | Aec

Una gran operación inmobiliaria