El autoempleo de una concejala

|

EL podemita Pedro Santisteve se dio a conocer al mundo pocas semanas después de su investidura como alcalde de Zaragoza. Se gastó en gomina dinero de sus conciudadanos y se negó a devolver un patacón porque tenía que estar “presentable y decente” tras una larga jornada de trabajo. Parecía que era el tipo con más morro de la corporación, pero ¡qué va! La concejala de Educación e Inclusión, Arantza García, permaneció emboscada hasta ahora, pero también se las trae. Se ha presentado a un puesto de trabajo en el Ayuntamiento que ella misma convocó. Asegura que si el examen se celebra siendo ella concejala, no se presentará. Ja, ja, ja.

El autoempleo de una concejala