SOLUCIONAR EL PROBLEMA

|

La presión ciudadana ha servido para dar un respiro a Aurelia Rey, la octogenaria sobre la que pesa una orden de desahucio de su vivienda por no haber pagado una mensualidad del alquiler. Ciudadanos y un buen número de políticos impidieron la actuación de los agentes judiciales por dos veces e, incluso, algunos concejales muestran en su cuerpo las marcas de esa resistencia a la acción de los polícias. Sin embargo, el supuesto triunfo de la ciudadanía por haber evitado que se eche a esta mujer de su hogar, no es más que una pírrica victoria frente a una ley injusta. Es en este punto en el que los políticos tienen que jugar su papel y poner los medios necesarios para que se modifique la legislación. De lo contrario cada movilización como la de ayer no supondrá más que un simple aplazamiento del problema.

SOLUCIONAR EL PROBLEMA