Un 25 de Xullo muy atípico

|

en tiempos de pandemia, pocas cosas son como antaño. Ni tan siquiera el 25 de Xullo se pudo celebrar como era habitual. No hubo grandes manifestaciones, y hasta la ofrenda ante el Apóstol fue mucho más deslucida que en otros años, dadas las extremas medidas de seguridad que han tenido que imponer. Eso sí, por lo menos han servido para que Compostela tenga un poco menos de protagonismo, al menos en los actos del BNG, que se han atomizado por toda Galicia, repartiendo esa sensación de que es una celebración para todos. Y los que tampoco es que tuvieran mucho que celebrar fueron los socialistas, que se fueron a Rianxo y donde Gonzalo Caballero pidió a los suyos que aprendan de las derrotas. El problema es que alguien tendría que explicarle que, a estas alturas, después de tantas derrotas, si todavía no han aprendido nada, lo mejor es que se dediquen a otra cosa.

Un 25 de Xullo muy atípico