Esta vez la culpa es de los socialistas

|

Rasputín, el de verdad, tenía hechizada a la zarina Alejandra, que comía en su mano. Rasputín, el de mentira, el de Teis, es decir, Iago Martínez, tiene hechizado a Xulio Ferreiro, el Varoufakis de A Gaiteira, que desayuna, come, merienda y cena en su mano. Cuenta una leyenda urbana que ambos se jugaron a los chinos quién sería el cabeza de lista de la Marea, nasía pa’ganá, y que ganó-perdió Ferreiro, pero el epílogo semisecreto de la leyenda asegura que Martínez ya hizo entonces un pase mágico para librarse de ser candidato. Él prefiere moverse en mundos con menos luz –hay quien los califica de submundos– para argallar con más tranquilidad contra, por ejemplo, los funcionarios, el movimiento vecinal, la oposición... que es a la que ahora ha tocado. Por boca del regidor ha culpado al PSOE de que las negociaciones del presupuesto municipal aún no hayan empezado. ¡Esa sí que es buena! La Marea, nasía pa’ganá, no tuvo nunca en su fecha las cuentas y esta vez resulta que es todo responsabilidad de los socialistas. ¿No será que tiene pavor a que Eugenia Vieito vuelva a olvidarse de él en el documento y lo sitúe de nuevo al borde de la indigencia? El miedo es libre, aunque a él le aterre tanto la libertad.

Esta vez la culpa es de los socialistas