La carambola de Meirás

|

Fue suficiente un rumor sobre que los Franco habían montado la madre de todas las mudanzas en el pazo de Meirás para que la Justicia haya tomado cartas en el asunto. Se habló de que habían contratado decenas de camiones de transporte para llevarse todos los bienes que todavía quedan en la construcción y, ahora, el juzgado ha determinado que no se pueden llevar ni las fotos de familia sin que los responsables de cultura lo autoricen. Lo curioso es que, con esta determinación, se entiende que tampoco podrán retirar del pazo las estatuas del mestre Mateo que supuestamente se llevaron de manera ilícita de la catedral de Santiago, por mucho que otro juez (en esto de los jueces hay para todos los gustos) determinara que este extremo no quedaba acreditado. Se seguirá luchando por ellas en los tribunales pero, de entrada, parece que la decisión sirve para protegerlas hasta que haya otra sentencia.

La carambola de Meirás