Es difícil comprender la ley

|

A veces cuesta mucho comprender cómo funciona la ley en este país. No parece muy razonable que la Policía acuda a echar a trece okupas de un edificio y que estos cojan sus cosas y acto seguido se dirijan al portal de enfrente, también de un edificio ocupado, para entrar en él hasta que llegue una nueva orden de desahucio. Del mismo modo que los propietarios de ambos inmuebles presentaran las denuncias el mismo día y que un juzgado haya ordenado ya el desalojo y que el otro tenga todavía que pensárselo un par de meses más antes de determinar el lanzamiento. Y, mientras tanto, los propietarios sin poder ocupar sus casas y los vecinos padeciendo los problemas que, en concreto, estos okupas coruñeses, provocaban en todo el barrio. Ahora sabemos que los políticos están muy liados, pero urge que se pongan las pilas y promulguen una ley que acabe con estas situaciones. 

Es difícil comprender la ley