UNA REACCIÓN CON URGENCIA

|

Una de las consecuencias que se sabía que llevaría consigo la eliminación de Penamoa era la aparición de nuevos puntos de venta de droga para surtir a quienes antes se abastecían en el supermercado que era el poblado chabolista. Esas previsiones se cumplieron y surgieron varios “negocios”, buena parte de ellos ya desmantelados por la Policía, incluso con sucesivas detenciones de los miembros de clanes que se iban relevando a medida que se desarrollaban las operaciones de las fuerzas de seguridad. Sin embargo, con una desfachatez intolerable, un grupo de traficantes ha tardado solo 72 horas en volver a “reabrir” en la zona de Cances el punto de venta que había clausurado el 091. La respuesta a esa “chulería” no puede ser otra que una rápida intervención, practicando los arrestos que sean precisos.

UNA REACCIÓN CON URGENCIA