También habrá discriminación en las primarias

|

Carmen Santos, hasta ahora vicaria de Pablo Iglesias na terra, mira de esguello –mala señal–, pese a lo cual presume de que los círculos concéntricos enxebres se caracterizan por sus relaciones fraternales. Tan fraternales son esas relaciones que la diputada Ángela Rodríguez, alias Pam, cuando se refiere a ella le llama “la puta coja”. Pero Santos seguía a lo suyo, que era mantener el carguiño, hasta que de repente le dio un aire –¿sería el nordés?– y decidió marcharse para casa. Y se va con un gesto propio de una madre amantísima. Ha denunciado que desde Madrid han decidido cambiar las reglas de las primarias e imponer a los inscritos gallegos unas condiciones para votar que no se exigieron en Madrid, Cataluña y Cantabria. Cheira a discriminación en toda regla; van ya un feixe delas, pero ni así es posible acostumbrarse a ellas. ¡Qué triste!

También habrá discriminación en las primarias