Desmontando mentiras

|

Primero nos dijeron que “por el mar corre la liebre y por el monte la sardina” y, como dice uno de sus fieles, por ser buenos y generosos, lo creímos. Después nos dijeron que el AVE recorrería nuestros caminos y como seguramente somos masoquistas tragamos. Quince años después el nuevo ministro de la cosa rebajó nuestras esperanzas. El AVE vuela bajo y… al carajo (con perdón). Ya nos habían advertido de que entre Ourense y Zamora hay la distancia que a la luna y las obras como la sardina por el monte y la liebre a remo. Los mal pensados creen que Galicia, al ser territorio ya conquistado por el PP que tanto nos quiere, hay que cuidar el camino a Santander, donde puede ayudar un poco Revilla y sus anchoas y de paso, no molestar a los Rivera boys –ciudadanos ejemplares, ya saben–, pues opinaban que el AVE no tenía que traspasar el telón de grelos… 
En Italia te cuentan que la banca tiene problemas. En España los problemas son para nosotros: a la banca se la ayudó con cincuenta y dos mil millones, de los que no se recuperaron más que tres. A Bankia le dan más plazo para que siga forrándose y al banco malo más dinero. Todo esto después de las mentiras del Gobierno: “no costará nada”; “no es un rescate” etc.) y con el PSOE de sostén y la muleta de C’s, el PP no quiere debatir sobre la Constitución, mientras el presidente del Tribunal Constitucional (el señor Pérez, que resultó ser militante del PP) asegura que “hay que reformar la Constitución para clarificar las competencias entre Estado y autonomías” y añade “el derecho a decidir puede defenderse en el marco de la Constitución”. Para Rajoy vale con un apaño. Obras menores, una reforma como la de Génova y sin pedir factura.
Y ahora, tarde, mal y sin ánimo de molestar, Feijóo recuerda que Galicia es una nación, a pie de igualdad con Cataluña y País Vasco, para pedir más policía y guardias civiles ¿?, otro “pedazo” del AVE, más financiación a Rajoy, desde unos presupuestos que contraerán la economía y con evidente falta de ambición, como critica la oposición que desmonta su discurso ya que “no asume como tarea principal la defensa de la identidad de Galicia y de sus intereses como nacionalidad histórica a pie de igualdad con Cataluña y el País Vasco. Ni la sardinas se echó al monte ni la liebre va por mar. Mentiras. 

Desmontando mentiras