La estrategia más sucia de Pedro Sánchez

|

Está claro que Pedro Sánchez es el nuevo tahúr de la política española. Solo así se puede comprender que ahora que estamos abocados a unas elecciones, el Gobierno en funciones sea capaz de encontrar el mecanismo que permite liberar parte del dinero que se le adeuda a las comunidades autónomas. Una tomadura de pelo, según el presidente de la Xunta, para el que se podrían encontrar incluso calificativos un poco más gruesos. Porque, en el fondo, lo más grave es que Sánchez no dudó en colocar a todos los ciudadanos de este país como rehenes de su capricho. Los utilizó como medida de presión para intentar cerrar su investidura y, ahora, que ha comprobado que su estrategia no ha funcionado, ha decidido que llegó el tiempo de soltar el lazo y liberar, al menos en parte, la soga que estaba asfixiando a las comunidades autónomas. Y lo peor es que este comportamiento hasta es posible que le salga gratis al ocupante interino de La Moncloa y que, en la nueva vuelta a las urnas, logre no perder votos por este comportamiento.

La estrategia más sucia de Pedro Sánchez