Un plan lleno de incógnitas

|

buenísma la idea de que para el próximo curso haya un máximo de quince alumnos por aula y se siga un sistema mixto de educación presencial y online. Distancia social garantizada. Ahora solo falta todo lo demás. Detallitos como la forma de determinar quién y cuándo va a clase y quién y cuándo estudia desde casa, cómo se van a multiplicar los profesores para dar dos veces la materia en una misma jornada laboral de ¿catorce horas?, qué tipo de conciliación familiar se va a ofrecer para que los niños a los que no les toca ir al colegio estén atendidos... Minucias. Y cuando las resuelvan pueden pasar a los comedores escolares. Que también darán servicio a la mitad de los alumnos. Y a la otra mitad, servicio a domicilio o ayuno, ya se verá. Igual que se verá lo del refuerzo a los estudiantes con menos nivel, o el trato a los que tienen necesidades especiales. Está todo muy bien pensado, sí.

Un plan lleno de incógnitas