Uno de los mejores regates en 106 años de historia blanquiazul

|

TINO tiene que ser un buen alumno, porque aprender a regatear viendo lo que ve cada domingo en el campo es de un mérito impresionante. Pero el presidente no regatea sobre el césped de Riazor, donde hacerlo entraña un doble peligro, pues te puede dar una patada un contrario y te puede caer un trozo de uralita en la cabeza, sino en los despachos. El Ayuntamiento le ofreció prorrogar por 25 años la concesión de la ruina del estadio, si el Deportivo corría con los gastos de la rehabilitación y él se negó y prefirió gastar en fichajes la poca pasta que tiene. ¡Menos mal! Si llega a aceptar, el club no hubiese podido pagar los destrozos del vendaval ni aunque entrase en un segundo concurso de acreedores. Ni el famoso regate de Bebeto a Mino fue tan espectacular.

Uno de los mejores regates en 106 años de historia blanquiazul