Fidel Castro como si fuera el Cid y con cohorte de plañideras

|


COMO si del mismísimo Cid se tratara, el Partido Comunista Cubano ha paseado las cenizas de Fidel Castro por toda la isla en un intento de convertir su camino hacia el cementerio en una nueva victoria del sistema que ya lleva demasiadas décadas esmagando a su pueblo. Lo más curioso, sin embargo, de la muerte de Castro ha sido la reacción de la progresía española, que ha cerrado filas en torno al dictador como si de uno de los padres de la democracia se tratara. Es posible que algunos de los que llenaron periódicos, teles, radios y redes sociales de lisonjas hacia el difunto Fidel piensen que la democracia no es el mejor sistema político. De lo contrario no se entiende la contradicción que se extrae de su actuación.

Fidel Castro como si fuera el Cid y con cohorte de plañideras