El cambio de huso horario es imprescindible para la Marea

|

EL demoníaco heteropatriarcado –ya lo dijo la pseudopeletera Silvia Cameán en la fiesta de las Merendiñas de la Torre: “Reinas somos todas, todos los días del año también al luchar contra el gran monstruo que es el machismo y el heteropatriarcado”– colgó a las mujeres el sambenito de la impuntualidad y no hay manera de que puedan apeárselo. La Marea, nasía pa’ganá, tan igualitaria ella, se esfuerza por demostrar que llegar a la hora no es una cuestión de sexo –de género, diría la xente de común–, pero todavía no loa conseguido. Concejales y concejalas se desviven por retrasarlo todo –ya se sabe que en cuanto dicen “de manera inminente” hay que echarse a temblar, pues, para ellos, significa dentro de cinco o seis meses– y llegan a situaciones como la de la edil de Medio Ambiente, María García, biotopo pata negra, que ni se enteró de que hacía un montón de tiempo que tenía a su disposición 600.000 euros de la Xunta para la mejora de Nostián. Al final, habrá que seguir dando la lata con el cambio de huso horario en Galicia para ver si yendo por la de Portugal los mareantes llegan alguna vez en punto.

El cambio de huso horario es imprescindible para la Marea