LA MARCA ESPAÑA

Ha sido sin duda un gran acierto de los que mandan en este país la creación del término Marca España. Y los ejemplos de tan inconmensurable acierto los ventilan por el mundo entero nuestros prohombres, que los tenemos. A saber: Rajoy, ni a pie ni a caballo, pero con el mérito sumo de haber elegido un gran Gabinete de Ministros; Blesa, banquero ejemplar que domina como nadie las entradas y salidas de las cárceles; Bárcenas, taumaturgo de los cuentos; Cospedal, genio de las indemnizaciones en diferido; las tres C, genios de la mentida: Camps, Costa y Correa; Cándido Méndez, Caballero impoluto de la  UGT y noble heredero de Pablo Iglesias; Matas, el orgullo noble de las Islas Baleares; Rato, el enterrador; Urdangarin, cancerbero fiel y noble de las esencias de la monarquía; Fabra, un hombre con mucha vista; Gerardo D. Ferrán o los mejores golpes de pecho de todo el nacional catolicismo,; Soria, ministro de Industria y más mentiroso que Pinocho; Mato, ministra de Sanidad, pero de profesión sus festivales infantiles; Artur Mas, delirios de grandeza e inteligencia de mantequilla; Montoro, visión actualizada del mejor Drácula cinematográfico; Lourdes Cavero e Ignacio González la pareja ejemplar para el españolito de a pie; Ana Botella, la amante de Shakespeare en la Plaza Mayor; Almunia que había nacido en España; Rouco Varela, ¡qué verde era mi valle!; Rubalcaba, jefe del país de irás y no volverás; Núñez Feijóo, el Antonio Machin del agro gallego; Esperanza Aguirre, la Juana de Arco del PP y golondrino en el sobaco de Gallardón; ministra Fátima Báñez, hermanísima y el terror de la clase trabajadora con su “circulación laboral exterior”.
Podríamos seguir “ad infinitum”, pero hay más días que longanizas. De momento, sólo una nota más que se viene detectando a todos los efectos. Existe un tremendo hastío en el PP por defender las medidas impopulares. En el citado Grupo Parlamentario empiezan a pesar decisiones que luego son complicadas de explicar hasta a la mismísima militancia.
Sí bien mirado hay que felicitar a los que programaron la Marca España. Así pues, felicidades.

LA MARCA ESPAÑA

Te puede interesar