UNA NUEVA TRAGEDIA EN EL MAR

|

La cadena de tragedias que está sufriendo la flota pesquera obliga a tomar medidas de inmediato. Son demasiados naufragios y en un brevísimo espacio de tiempo como para admitir que todo es producto de la casualidad; de ahí, que sea imprescindible analizar qué está ocurriendo, por qué y cómo se puede poner fin al problema. Mientras todo se reduzca a lamentos y a culpar al albur, los pescadores seguirán expuestos al peligro, una situación que no se puede tolerar. La inacción supone ser cómplice de ese supuesto “azar maligno”, ya que implica mantener en el filo de la navaja a los miles de gallegos que trabajan en uno de los sectores básicos de la economía autonómica.

UNA NUEVA TRAGEDIA EN EL MAR