LA SALUD Y EL NEGOCIO

|

Si no son rentables los hospitales, ¿cómo hay tantas empresas interesadas en comprarlos? Si no se sostiene la Sanidad, ¿cómo tanta gente quiere invertir en ella?

Y es que desde fondos de inversión –muchos de origen extranjero– hasta los millonarios del ladrillo, pasando por financieros y políticos de conocido pedigrí, han emprendido una campaña (patrocinada por el PP, pues de allí salen muchos de los que aparecen en esas listas de posibles “beneficiarios”) para reconvertir nuestro sistema de salud en un conglomerado público-privado donde –¿hay alguna duda?– unos se llevan los beneficios y sobre otros se socializan las pérdidas a través de generosas subvenciones que salen de nuestro bolsillo en forma de impuestos. ¡Y luego hablan del co-pago! Esto sería el re-pago multiplicado por diez. ¡La releche!

Todos, incluso los que quieren derribarla, reconocen que la sanidad pública española está, con todo el derecho del mundo, entre las mejores

Pagas vía impuestos y pagas cuando echas gasolina y, con el sistema “marianista”, pagas la parte que te toca en subvencionar a los nuevos gerentes de la salud ciudadana.

Circulan por ahí ejemplos como el de la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha, donde se van a construir cuatro grandes centros hospitalarios con capital privado… Al frente una empresa donde con el marido de la presidenta de la comunidad figuran el consejero del ramo de la salud y el señor Rato, a través de una sociedad de inversión.

Se repite el caso en Elche y casi con los mismos protagonistas, aunque aquí se incorpora un fondo de inversión que pilota el dueño de una famosa red de supermercados.

¿Cómo hay tanto interesado en entrar en el negocio?

¿Si no son rentables los hospitales, cómo hay cola para comprarlos? Si la sanidad no se sostiene ¿Por qué los más ricos (y, casi siempre, los que más se benefician del Estado) quieren meter dinero?

Todos, incluso los que quieren derribarla, reconocen que la sanidad pública española está, con todo el derecho del mundo, entre las mejores. Y eso que aquí el Gobierno se gasta un 6% del PIB mientras en Francia, Alemania y Estados Unidos la aportación de las administraciones está entre el 9 y el 17%.

La tasa de vida en España es la más alta de Europa, ¿tendrá eso alguna relación con la sanidad, no?

Y, sobre todo, la sanidad gratis y universal de la que hoy disfrutamos es fruto del esfuerzo solidario de millones de españoles.

Y Mariano la convierte en un negocio…

LA SALUD Y EL NEGOCIO