LA FALTA DE PREVISIÓN ANTE LA LLUVIA

|

El tiempo transcurrido desde las horas de caos en las que quedó sumida A Coruña el lunes como consecuencia de la lluvia debería ser suficiente para los “responsables” de ese colapso hubiesen dado explicaciones. Por muy intensas que sean las precipitaciones, si los dispositivos destinados a evacuar el agua están en condiciones no se llega a situaciones como la de anteayer. La ciudad se volvió intransitable, tanto para los vehículos como para los peatones; el número de locales inundados es todavía incalculable; los daños en los comercios aún están pendientes de evaluación... ¿Cómo es posible que a nadie se le ocurriese pensar que tras un largo período de sequía es necesario limpiar la red de recogida de pluviales para que esté en condiciones de responder a un aguacero? Alguien debería responder a la pregunta.

LA FALTA DE PREVISIÓN ANTE LA LLUVIA