Un master sobre la Navidad

|

El líder del PP nos ha explicado cómo tiene que ser la Navidad,  convertida por culpa del gobierno en un aquelarre de vino, marisco y turrón, cuando en realidad es la gran fiesta de la fe cristiana. En su fervor se olvida que el Niño Jesús nació en una cueva –era un ocupa– y que su partido está en contra de los desahucios.  Olvida también que era emigrantes y por eso eran también perseguidos. Y que también Maroto, vasco,  se fue hasta Sotosalvos pueblo segoviano de menos de cien habitantes para empadronarse y, de ahí, senador. Con Casado, y con Poncio Pilatos, estaría encarcelado por  tramposo y migrante.

Belén, en el fondo no estuvo nada mal: un ángel (¿el del ministro de Rajoy?;  Raphael tocaba el tambor y los peces bebían en el rio. Una fiesta oiga. En la realidad formaban una familia vulnerable que aquí –siempre que no mandase Casado– tendría el Salario Mínimo Vital. Y si en lugar de en Belén hubiera elegido Madrid se habría encontrado con grandes colas para recibir ayuda mientras el hospital de su compañera Ayuso está de adorno.

Pero no hablemos con el PP de dinero  pues estos días que  pagó una multa por sus pecados contra el séptimo mandamiento. Por si alguien pica, nos pide a dúo con el señor Feijóo que “un comité de expertos defina el reparto de los fondos europeos. Hombre no nos tomen el pelo. ¿Les gustaría un equipo de expertos como el que organizó en Valencia la visita del Papa? Sonroja escucharles hablar de controles el mismo día en que nos cuentan  que el marido de la jefa de la oficina antifraude nombrada por Rajoy,  capitaneaba una banda para evadir impuestos a las grandes fortunas.

Pero es que además el candidato a presidir España no se enteró de que la Unión Europea ya puso en marcha “un mecanismo que canalizará los más de seiscientos mil millones para la recuperación de la pandemia y ayudar a paliar el  impacto económico y social del Covid.   

Se nos fue al monte de San Pedro para predicar su conocido eslogan: más inversiones y menos impuestos. Aquello de que el dinero es mejor en el bolsillo de los ciudadanos que en la caja de la Sanidad, la Educación, la Dependencia, las Infraestructuras. Lo que pasa es que el PP está –haciendo piña con las derechas– en contra der subir el salario mínimo. ¿Otro Master en Galapagar

Un master sobre la Navidad