EL FUTURO DE LA FÁBRICA DE ARMAS

|

La publicación en el BOE del concurso de la Fábrica de Armas abre una nueva fase para una de las industrias con más arraigo en la ciudad. La etapa que empieza será la de la recompensa a los trabajadores que se negaron a claudicar frente a General Dynamics, que dictó la sentencia de muerte de la factoría coruñesa en un acto de discriminación y contra el que se rebelaron muchos de los integrantes de la plantilla. Ellos son los verdaderos triunfadores en el proceso que culminará con la vuelta a la actividad de la planta, que se producirá en cuanto se cumplan todos los trámites a los que obliga la ley. Ahora, por lo tanto, lo importante es que se aceleren todo lo posible las formalidades administrativas y los empleados se reincorporen cuanto antes a su puesto.

EL FUTURO DE LA FÁBRICA DE ARMAS