CASÁTE Y VERÁS

|

Ya podrá estar contento don Carlos Negreira, alcalde de La Coruña. Contento y orgulloso, por su enorme contribución a que las parejas de novios dejen de estar “arrejuntados” y pasen por el requisito del matrimonio civil. Y es que La Coruña es la ciudad de Galicia donde resulta más caro el casarse en el Ayuntamiento. Las parejas tienen que “apoquinar” 125 euros.

A continuación está Santiago, donde Conde Roa, alcalde también pepero, exige 110 eruos por “coyunda”. Lugo cobra 70 euros. Y en la ciudad de la oliva, donde el belicoso sociata Abel Caballero sienta sus reales, el matrimonio es gratuito. Y dicen los economistas municipales que la horripilante tasa marinedina se debe a que las bodas le cuestan al Ayuntamiento ciento y la madre. Es decir, alrededor de 1.625 euros. Y añaden que con los 125 euros del ala sólo recuperan el 10%.

Primero: que no me lo creo. Segundo: que los 1.625 euros es una cantidad desorbitada, al decir de las parejas que caen en el garlito. Tercero: que alguien me explique cómo coño hace Vigo para servir gratuitamente a sus ciudadanos. Con todo y con eso, ha habido que habilitar los viernes para celebrar enlaces civiles. Ya no había sábados disponibles hasta finales de agosto.

En esto de las bodas no religiosas era un auténtico faquir el exconcejal González-Garcés: recibía a los contrayentes con donosura, simpatía y conocimiento de causa, les largaba amable, cariñosa y convincente plática y hasta se brindaba a posar con los cónyuges en foto de recuerdo que sería documento acreditativo en el pertinente y posterior divorcio.

Si el viernes ya hay bodorrios, qué decir de los sábados. A uña de caballo, robándole horas al sueño, Pity y Maty –las damas de Protocolo– se turnan sabatinamente para poner al día el lugar de autos, digo: de la boda.

Hay 147 potenciales bodas sabatinas reservadas en el ayuntamiento coruñés hasta el 31 de diciembre. Mayo, julio y septiembre son los meses preferidos para la coyunda. Hago votos por que Negreira celebre alguno de los enlaces y, de paso, explique el arcano que se está levantando con la casa de Picasso.

CASÁTE Y VERÁS