El lunar del festival O son do Camiño

|

el éxito del Festival O son do Camiño estuvo, claramente, en el numeroso público que se desplazó hasta el Monte do Gozo para asistir a los diferentes conciertos programados. Es evidente que habrá servido para dar proyección a Galicia, a Santiago y al Camino, que, al final, era lo que se pretendía. Sin embargo, hay que reconocer que hubo ciertos lunares en la organización y uno de ellos fue la suspensión de los buses que, por la noche, tenían que devolver a los asistentes, desde el recinto hasta Santiago. Y ahí el fallo hay que atribuirlo al Ayuntamiento compostelano que, además, era lo único que tenía que hacer. La Policía tomó la drástica decisión ante la falta de coordinación. Esta claro que eso, coordinación, tampoco se les puede exigir mucha a los mareantes.

El lunar del festival O son do Camiño