Cómo se han reído de todos nosotros

|

Qué sensación de impotencia provocan las imágenes de Jordi Cuixart recibido en plena calle a su salida de la prisión al grito de “Libertad” y “Lo volveremos a hacer”. Él, micrófono en mano y en tono de mitin, aseguraba que seguirá luchando por la secesión y que la cárcel no será nunca un límite. “Los únicos que tienen que tener miedo son ellos”, proclamaba. Los demócratas, se supone. O quizá se refiera a los que creían, hasta ahora, que las condenas judiciales están para cumplirlas. Que la justicia está por encima de la política. Qué engañados estábamos. Cómo se han reído de nosotros. FOTO: jordi cuixart, de mitin en la calle | efe

Cómo se han reído de todos nosotros