Un misterio intrigante

|

Iker Jiménez, hijo putativo de Jiménez del Oso y de J.J. Benítez, especialista en misterios y avanzado para su tiempo, pues ya anda por el cuarto milenio, tendría que ser el elegido si se busca una solución más científica al misterio. Si no lo mismo vale Adelina, la meiga gallega que purificaba el espíritu a Pujol; la bruja Lola o incluso Aramís Fuster, pero el enigma hay que resolverlo. Resulta que Carmen Calvo, aquella intrépida socialista a la que ZP llegó a confiar el Ministerio de Cultura, y a la que Pedro “La sonrisa” Sánchez recuperó para la primera línea política, ya que vivía un retiro espiritual en Andalucía, niega que el presidente del Gobierno dijese en su momento que los independentistas catalanes había que entrullarlos por rebelión e incluso propuso que se endureciese la pena para ese delito. La vicepresidenta jura y perjura ahora que su jefe jamás afirmó eso: “Cuando lo dijo no era presidente”. A ver si entonces quien hablaba no era Sánchez. Ahí está el misterio enigmático o el enigma misterioso, que venche sendo o mesmo.

Un misterio intrigante