PROBLEMAS EN LA POLÍTICA AUTONÓMICA

|

Tiene que ser muy complicado trabajar en el ambiente interno que se respira en la Policía Autonómica coruñesa. Los mandos aseguran que sufren un acoso constante por parte de los agentes. Ven sus rostros en carteles simulados en los que se les acusa de pederastas o sus coches son dañados mientras están en el aparcamiento. Por su parte, los policías dicen que sus superiores se dedican a expedientarles sin motivo justificado. Tanto, que en menos de tres años se han abierto 18 sanciones mientras que en los anteriores 20 de funcionamiento del cuerpo se habían generado solo 17. Un triste récord que demuestra que algo no funciona como debiera en un cuerpo fundamental para la seguridad ciudadana. Es preciso que esta situación concluya lo antes posible, por el bien de toda la sociedad.

PROBLEMAS EN LA POLÍTICA AUTONÓMICA