LA ENMIENDA

|

Hace unos días el Gobierno presentó los Presupuestos Generales del Estado. Durante este tiempo se han ido conociendo las opiniones de los partidos, sindicatos y estamentos sociales. Sin duda, Galicia ha sido la gran favorecida del reparto. No deja de ser curioso que el año en que más se reducen las cuentas públicas sea en el que aumenten las inversiones en nuestra comunidad.

La sensibilidad gallega del Gobierno se ha plasmado en números y no en palabras. La inteligente política que ha practicado Feijóo dentro de su partido en estos últimos años empieza a dar sus frutos. Dentro de las partidas asignadas a la comunidad, cobran especial protagonismo los 700 millones destinados al tren de alta velocidad. Tal ha sido la sorpresa que Pachi Vázquez se ha quedado mudito; y tuvo que ser el exministro de Fomento el que saliese en nombre del PSdeG para decir que es imposible ejecutar dicha cantidad; y a mayores, que en el supuesto de poder ejecutarlo, la sociedad gallega le estaría perpetuamente agradecida al PP.

Comprendo la desorientación de los líderes del PSdeG y del BNG. Están en procesos de desmembración interna

 

Más sorprendente fue la rueda de prensa de Jorquera, quien manifestó que apenas se podrían ejecutar unos 200 o 300 millones de la referida cantidad, que calificó de exagerada. El BNG ya ha anunciado que se plantea presentar una enmienda a los PGE. Siento curiosidad por conocer los términos de la misma. ¿Cómo carallo se redactará? Será la primera vez que una fuerza nacionalista, periférica y de izquierdas le diga a un Gobierno central, colonizador, españolista y de derechas que baje una partida presupuestaria de inversión para ejecutar en su propia “nación”.

Comprendo la desorientación de los líderes de ambos partidos. Están en sendos procesos de desmembración interna. Además, ya habían activado el “Protocolo Prestige”, que consiste en convocar manifas, imprimir pegatinas, crear plataformas y presentar mociones de censura cuando huelen a desgracia medioambiental. De ahí su desorientación eumesa.

LA ENMIENDA