Hong Kong no es el bosque de Sherwood

|

WONG Ching-kit tiene 24 años y es todo un especialista en criptomonedas. Quiso ser Robin Hood, pero sin andar a las agachadas por el bosque de Sherwood. Se quedó en su ciudad, Hong Kong, y en vez de lanzar flechas lanzó billetes. Se subió a lo alto de un rascacielos de un barrio pobre y protagonizó una lluvia de dinero, “para ayudar a los pobres”, según explicó. Después se subió a su Lamborghini y se dispuso a marcharse a casa, pero la Policía lo detuvo por los desórdenes que se produjeron durante el monetario chubasco. Tendrá que probar en un barrio de ricos a ver si alguien se pelea por el dinero.

Hong Kong no es el bosque de Sherwood