LA VUELTA DE LA LLUVIA

|

El tiempo parece haberse decidido a dar una tregua a los gallegos y las lluvias, poco a poco, han ido haciendo acto de presencia del mejor modo posible, sin grandes chubascos, casi sin hacer ruido. Los expertos señalan que este orballo es el mejor para que no se pierda la tierra en los montes quemados, además que impide que las cenizas lleguen al mar matando los bancos mariqueros. Sin embargo, como siempre sucede en estos casos, nunca llueve a gusto de todos y los hosteleros se quejan amargamente de que se haya frustrado la posibilidad de que Galicia fuera la única comunidad con sol durante la Semana Santa. Hablan de bajas ocupaciones y de crisis profunda.

LA VUELTA DE LA LLUVIA