Los cálculos (siempre) errados de los mareantes coruñeses

|

EL Gobierno local coruñés va camino de romper récords hasta ahora impensables. El último es el de no conseguir ni una sola vez cumplir con un calendario previamente establecido. Les pasa con las escasas obras que realizan (habitualmente obligados por causas mayores, entiéndase temporales, socavones y demás...) y, por supuesto, con sus negociaciones para sacar temas tan fundamentales para la ciudad como lo son, por ejemplo, los presupuestos. En su día, Xulio Ferreiro anunció que el texto iría a pleno a mediados de noviembre. Estamos ya en diciembre y de las cuentas coruñesas nada se sabe. Bueno, en realidad algo sí que se conoce y no es bueno para los mareantes, ya que tanto el PSOE como el PP los consideran poco menos que una tomadura de pelo y, sin el apoyo de uno de ellos, su aprobación no será factible. Luego organizarán tournés por los barrios para explicar lo mala que es la oposición, pero de su incompetencia, ni palabra.

 

Los cálculos (siempre) errados de los mareantes coruñeses