Abascal quiere su rato de gloria

|

Pablo Casado tuvo su momento de gloria mandando a freír espárragos a Vox durante el debate de la moción de censura y Abascal también quiere tener el suyo. Así que, una vez superada la humillación inicial, se viste de político con talante moderado y asegura que los gobiernos autonómicos y municipales liderados por el PP con el apoyo de Vox no corren peligro. Que su formación, dice, no va a responder a los ataques de Casado. Después del descalabro de la moción de censura no le interesa arriesgarse a que más comunidades y municipios puedan pasar a manos socialistas; bastante mal le ha salido ya la jugada. Aunque él no lo vea así y quiera acoger bajo su ala a los “millones de españoles huérfanos expulsados del PP”. “Vox se va a dirigir a muchos más españoles que hasta ahora”, ha anunciado Abascal. Duro trabajo, con la cantidad de colectivos a los que ha ofendido. 

Abascal quiere su rato de gloria