El desconcertante cambio de Maduro

|


EL exprimer ministro sueco Carl Bildt se preguntaba en un tuit qué habría fumado Trump para ser capaz de inventarse un atentado en el país escandinavo. Aquí ni Felipe ni Aznar, absolutamente inactivos en Twitter, ni, por supuesto, ZP se preguntaron qué habría fumado o qué habría bebido Maduro para pasar en una semana de amenazar a Rajoy con reventarle los dientes si se metía con Venezuela a asegurar que esperaba estar pronto con el presidente del Gobierno, al que calificó como “mi amigo”. ¡Qué pena la falta de inquietudes de los expresidentes españoles por las adicciones del hijo de Chávez!

El desconcertante cambio de Maduro