Jusapol

|

Nuestra salud democrática pasa por restablecer, crear quizás, una sociedad civil capaz de participar en los asuntos públicos con criterios de razón, solidaridad y justicia, alejada del turbio quehacer político. En está esencial tarea juega un papel importante la plataforma Jusapol, integrada por guardias civiles y policías nacionales en demanda de la justa equiparación salarial con otros cuerpos de seguridad del Estado. 

Es este un movimiento aún no jibarizado por el poder, y que, por tanto, no responde a los intereses de ningún partido, ni lo guía ninguna de las seudoideologías con que estos buscan captarnos. Sana razón por la que se rige y expresa en un ámbito estrictamente profesional, el de exigir para igual responsabilidad laboral igual salario. La petición es nítida en el más elemental sentido de justicia, no debería prestarse a debate, ni aún menos necesidad de ser exigida, tendría que ser el mismo Estado quien la corrigiese. 

Sin embargo, no lo hace, y actúa así porque no es realmente un estado soberano sino un apéndice de las soberanías nacionalistas que imponen la diferencia como modo de supervivencia del mismo; deslealtad a la que responde con la indiferencia hacia los demás ciudadanos y territorios. Razón por la que la reivindicación de Jusapol desborda lo meramente profesional para fortalecer la sociedad civil y participar en el debate de la necesaria construcción de un Estado moderno, solidario y justo.

Jusapol