La venganza también se sirve fría en Qatar

|

Ya lo dice el refranero, la venganza es un plato que se sirve frío y eso es lo que han hecho los jeques de Qatar. Ellos sufrieron el feo de ver como el Barça renunciaba a llevar el nombre de su fundación en sus camisetas por aquello de que habían sido relacionados con actividades terroristas. Un gesto que honra a la entidad blaugrana que, por cierto, no tardó demasiado en encontrar quien quisiera pagar una millonada por aparecer en sus elásticas. Sin embargo, todo parece indicar que, dolidos por aquella decisión de los barcelonistas, los responsables del país han maniobrado para sufragar con sus petrodólares la fuga de Neymar Jr. al Paris Sant Germain. Los que saben de esto afirman que en la operación se moverán 300 millones de euros.

La venganza también se sirve fría en Qatar