¡Viva “La Pepa”!

|

La Asociación de la Prensa de La Coruña, con su presidente Manuel González al frente, trabaja a destajo para tener a punto los acontecimientos que se sucederán en La Coruña, a partir del 1 de diciembre, conmemorando la famosa “Pepa”, Constitución dada a España y al mundo en las Cortes de Cádiz.

En su momento, los periodistas coruñeses fueron invitados por sus colegas gaditanos a los actos celebrados en la “Tacita de Plata” y ahora los jornalistas coruñeses devuelven aquella visita y agasajan a los gaditanos, no en vano La Coruña y Cádiz están hermanadas y son, en muchos aspectos, como dos gotas de agua.

Durante el citado mes, los patios del edificio de Durán Loriga donde sienta sus reales la Asociación de la Prensa, servirán de escenario para la exposición de “La Pepa”. Costará 40.000 euros y colaboran económicamente el Ayuntamiento y la Fundación Emalcsa. Habrá periódicos de la época y se estudia traer la Constitución original, en poder de la Fundación Unicaja.

Cuando se redactó aquella Constitución, 23 diputados eran gallegos. En Durán Loriga, un enorme panel cubrirá toda una pared, en el que se explicarán los acontecimientos de 1812 y lo que ocurría, a la sazón, en Cádiz y en La Coruña. Habrá una serie de cubos dedicados a los diputados gallegos de aquel tiempo y también una muestra fotográfica comparativa entre La Coruña y Cádiz: Iglesias de entonces pero que perduran, monumentos que se conservan, trajes, pinturas etcétera.

La Coruña y Cádiz tienen varias calles con nombres comunes y ambas ciudades, una patrona común: la Virgen del Rosario. La Coruña fue la primera ciudad española que se sumó a la Constitución de 1812. A los actos coruñeses asistirán Teófila Martínez, alcaldesa de Cádiz y gente de la celebración de la efemérides, que estarán presentes en la inauguración de la exposición y en la colocación de la placa conmemorativa que se descubrirá en la avenida de la Constitución. Se está preparando un juego informático: adivinar de qué lugares se trata y si son de Cádiz o La Coruña.

¡Viva “La Pepa”!