Recuperando la memoria

|

Galicia dispone de un grandísimo patrimonio etnográfico, aunque hasta la fecha no se ha aprovechado todo lo que puede ofrecer. Parece que la cosa está cambiando y no hay más que fijarse en las actividades que se llevaron a cabo durante el pasado mes. Tanto en A Capela como en Ortigueira se hizo un viaje al pasado para recuperar trabajos que hasta hace no tanto eran comunes en nuestro campo. 
De esta forma se llevó a cabo la tercera edición de la feria Etnoeume en A Capela, en donde además de recuperar trabajos tradicionales se ofrecieron productos artesanales en los más de cien puestos que se montaron en los alrededores de su museo Etnográfico. P
or su parte, la alameda de Ortigueira fue el escenario para una malla tradicional, también en su tercera edición esta, y buscando del mismo modo retomar viejas costumbres del agro gallego. No olvidar aquello que nuestros abuelos tenían como algo habitual y común nos debe servir para situarnos en el presente y caminar hacia el futuro con orgullo. Orgullo de saber de donde venimos y no renegar de nuestras raíces. 
Actividades como estas empiezan a ser cada vez más habituales. Muchas son las asociaciones que se preocupan por trabajar en la recuperación de trabajos como los de la malla, la esfolla, el hilado de lana y muchos otros que servían antaño para ir marcando el paso del tiempo y eran la oportunidad de relacionarse los vecinos de lugares más apartados. 
Indudablemente solo por el valor de preservar esta memoria, todos estos esfuerzos tienen que ser aplaudidos y celebrados. Pero tampoco debemos olvidarnos de la importancia económica que pueden llegar a tener. A nadie se le escapa que el turismo se está convirtiendo en una industria de primer orden. 
Quizás Galicia no pueda competir en cuanto a climatología. Pero también está claro que hoy en día no llega con ofrecer sol y playa para atraer un turismo de calidad. Es necesario poder ofrecer algo más, algo que nos diferencie y que sirva de aliciente para atraer a los turistas. ¿Y que hay más propio que nuestra propia historia y tradiciones? En ese camino desde luego son bienvenidas ferias como las celebradas en A Capela y Ortigueira, pero sería interesante trabajar de una forma más coordinada y no solapar eventos tan similares.

Recuperando la memoria