Unos pajaritos aterrorizan al tirano Maduro

Hugo Chávez –menudo pájaro– se transformó en pajarito cuando llegó al otro mundo y regresó a este para trinarle al oído a Maduro. El presidente venezolano pensó que tenía el don de lenguas y se lo demostró al mundo entero hablándole a unas vacas, a las que les pidió su apoyo para la Constituyente. Las vacas no le hicieron ni caso –es posible que no le entendieran– y no le votaron, pese a lo cual sacó adelante la Constituyente, máxima ilusión para un país que se muere de hambre. Pero está empeñado en hacerse entender por los animales, porque no deja de rebuznar, lo que no quita para que también se muera de miedo con las voces de algunos animales. Unos gorriones cantaron mientras pronunciaba un discurso en la Academia Militar y se apreció el terror que le producían esos sonidos. Se le aparece Guaidó disfrazado de águila y se lo hace encima.

Unos pajaritos aterrorizan al tirano Maduro

Te puede interesar