PAZ EN LA CALLE BARCELONA

|

La renovación de lo que en su momento fueron puntos conflictivos en la zona de la calle Barcelona supone un respiro para vecinos y comerciantes. Uno de los bares ya ha cambiado de propietario, otro de ellos va camino de hacerlo y con esta modificación ha mudado también el tipo de clientela que acude a ellos. Resulta increíble que todo un barrio se mantenga en tensión por la conflictiva presencia de los clientes de un determinado local, por lo que es normal la alegría con la que todos han recibido el cambio de rumbo en la dirección de los establecimientos que en su día provocaron los problemas.

PAZ EN LA CALLE BARCELONA