¡Se fuerte Mariano!

|

Tal día como hoy  en 2013, el presidente del PP y del Gobierno, con la Gürtel aún en pañales,  le pedía paciencia al Bárcenas y a la vez negaba cualquier responsabilidad del gobierno pues era “una causa general contra el PP y no una causa del PP”. 

En seguida vino el finiquito en diferido de Cospedal y el “yo descubrí la Gürtel” de Esperanza Aguirre. Ya por entonces “los papeles de Bárcenas” relataban  que a Rajoy le llevaba Lapuerta  un sobre con dinero. Mariano ni caso. 

Ni siquiera recuerda sobre alguno. Contrataca el PP y por un lado  se  cargan enseguida al  juez que inició la investigación y a la vez consolidaron, con dinero público, las cloacas policiales. El asunto como se dice en el auto  era tapar con más delitos los que la justicia estaba investigando. 

Y hace menos tiempo, en sede judicial, Mariano –el alto, el asturiano o  el barbas, en el argot de la pandilla policial dirigida por el piadoso Fernández- negó saber nada, oír nada, ver nada de la olla podrida que se cocinaba en Génova. 

De las actuaciones de esa mafia policial tenemos numerosa información que, por cierto, también tiene la justicia que de momento ya imputó al ex ministro Fernández Díaz por espionaje policial. El paso por Interior del piadoso ministro estuvo jalonado de asuntos turbios como la mal llamda policía patriótica. Se nos informa que Rajoy lo fichó en 1991 (pasó por varios puestos en distintos ministerios) y –cuenta el País– ocho años estuvo con Mariano codo con codo. 

Qué curioso, verdad? El PP de Casado le abre expediente informativo a Fernández Díaz a la vez que huye,  a fume de carozo, de un silencioso Rajoy que, otra vez, dice no saber nada ni oír nada de los manejos de esa banda incrustada en Génova con ramificaciones en toda España, Galicia incluida, pue uno de los recaudadores del dinero de negro, el señor Crespo que fue mucho en el partido que tenían a Fraga como presidente, confesó en la tele (La Sexta, programa de Evole) que venía a Galicia con una carpeta azul con gomitas y  con dinero para el partido.  

La última huida de Mariano ante los medios de comunicación fue presentando el libro de uno de sus padrinos que en su agradecimiento a las autoridades presentes, dejó esta frase para la pequeña historia:los políticos nunca encontraremos más felicidad de la que podamos merecer. Ojo Mariano.   

¡Se fuerte Mariano!