Un acuerdo plenario, en manos de la justicia

|

NO es nada nuevo que la cosa política acabe en los tribunales, aunque más de uno se preguntará cómo se puede llevar ante un juzgado una decisión acordada por una mayoría plenaria, como es la que ahora el gobierno del alcalde activista ferrolano, Jorge Suárrez, denuncia en relación con la “redistribución” de las dedicaciones exclusivas, propiciada –recordará el mandatario– por la ruptura del acuerdo con el PSOE de Beatriz Sestayo, ahora también con paga –ya no se acuerda de aquello de que ni la quería ni la pretendía–. Cierto que es difícil de entender que el ejecutivo local tenga muchas menos “dedicaciones” que la oposición, pero por la misma razón cabría preguntarse si Suárez considera igualmente lícito ser alcalde por una decisión del mismo pleno.

Un acuerdo plenario, en manos de la justicia