Sagrada “Olvidada” Familia

|

Sí, este podría ser el nuevo nombre de nuestro barrio coruñés, que está situado entre las grandes rondas, Outeiro y Nelle, y las avenidas de Arteixo y Finisterre. Tal situación debería ser un barrio de fácil acceso y con gran dinamización de comercio o reclamo de diversas actividades. Pero nuestro barrio de la Sagrada, construido entre los años 60-70, no disfruta de dichas ventajas a priori.

Hace unas semanas me reuní con un vecino del barrio (A.M.), un vecino que lleva muchos años trabajando e invirtiendo su tiempo en dar voz al barrio, denunciando el brutal abandono que sufren por parte de todos los gobiernos municipales de los últimos años.

Tras un café rápido donde nos pusimos al día de las inquietudes y necesidades de la Sagrada Familia, le pedí que si podríamos dar una vuelta por el barrio para ver en vivo la situación que él me comentaba, el paseo duro aproximadamente una hora. El recorrido reveló punto por punto la situación que hacia minutos me había comentado, un barrio con un gravísimo problema de aparcamiento, donde me comentaba que más de una vecino tenía que aparcar en los barrios periféricos y una suciedad en la calle agravado por la desidia hacia la limpieza del gobierno municipal de la legislatura pasada.

Solo encontré una zona verde en todo el barrio, justo en la plaza delante de la iglesia de San Rosendo, ¡bueno!, verde no estaba la verdad, el abandono municipal en la zona es tal, que ni césped crecía. Justo en el medio de la plaza se intuía lo que hace años fue un mini parque infantil, hoy solo marcas en el suelo.

Pasamos por delante de una supuesta pista roja para poder practicar deporte en barrio, pero de deporte nada, todos los días se ocupaba con personas que utilizan las diferentes ONGs que se sitúan dentro del barrio, haciendo un efecto llamada hacia la zona de trapicheos y mala vida, con las pruebas tiradas en las esquinas, jeringuillas o preservativos en dicha zona, daba la sensación de la creación de un nuevo gueto y eso no podemos permitirlo.

En pleno paseo nos tuvimos que parar varias veces a saludar a diferentes vecinos, de todas la edades, donde a mi anfitrión le hacían llegar más denuncias del barrio por suciedad, por aceras rotas o falta de mantenimiento e incluso el chascarrillo del “Sueldazo” de la señora Alcaldesa, con el que una señora estaba indignada, viendo la situación de su barrio y el nulo interés del gobierno municipal.

La sensación fue de estar en los años 80s, donde todo lo descrito anteriormente se sufría en muchos barrios de nuestra ciudad, pero que en la Sagrada Familia aún se seguía viviendo. Por eso mi compromiso como portavoz de un humilde partido político, Democracia Coruñesa DCO, es dar voz, apoyar y hacer todo lo que este nuestras manos para revertir esta situación a través de un plan integral y especifico del barrio para potenciar el pequeño comercio de la zona, crear nuevas zonas verdes, mejorar la movilidad y la sensación de seguridad de la zona.

Sabemos que a la señora Rey le preocupa más crear carriles bici hacia Arteixo, que atender las demandas de nuestros vecinos de barrios como la Sagrada “Olvidada” Familia.

Sagrada “Olvidada” Familia