Adiós al sueño de la inmunidad

|

Ya nos podemos ir olvidando de esa idea que circulaba por la cabeza de la mayoría de que podíamos confiar en la inmunidad de grupo para hacer frente al virus. Para que los anticuerpos de los que han superado la enfermedad –muchos sin saberlo– protejan al resto tendrían que ser un setenta por ciento de la población. Y estamos en un cinco. Así que nuestra única opción es la vacuna. Esa que en el mejor de los casos llegará en 2021. El ministro de Sanidad ha intentado dejarlo claro: tendremos que aprender a convivir con el virus Esa era la famosa nueva normalidad de la que tanto nos han hablado. La de extremar las precauciones y saber que la amenaza es permanente. Al menos, mientras no se pueda suministrar de forma generalizada esa vacuna salvadora. Qué pena que solo seamos rebaño para lo malo y no para cubrirnos las eYpaldas unos a otros, con lo bien que nos venía.

Adiós al sueño de la inmunidad