Alá vai a renovación

|

EL consumo de rayos catódicos en dosis masivas es beneficioso. Que se lo digan a Pablo Casado. Empezó siendo uno de los miembros más activos de la sección Clan TV del PP, que consiguió que el canal de dibujos animados de Televisión Española permaneciese sintonizado durante las 24 horas en la sede central del partido, y ha acabado siendo el sucesor de Rajoy. Es verdad que debió de ver a escondidas otras cadenas. Seguro que un día zapeó a hurtadillas, se enganchó a los programas de adultos y llegó a razonar como nunca lo haría un adicto a Peppa Pig o Bob Esponja. ¡Menudo vicio ese de pensar! Uno empieza y ya no para. Con la cabeza caliente decidió presentarse a las primarias y además las ganó. Ese triunfo le provocó un subidón al ahora lobista, con “b”, no con “v”, o sea, no trabaja como depredador de mujeres, sino de voluntades, Aznar, que se declara el más casadista de todos los casadistas. “Estoy encantado con Pablo Casado, me siento muy representado por él”. ¿Lo de Casado no iba de renovación? Aznar no es amigo de las renovaciones y si está tan contento...

Alá vai a renovación