MERCADOS SIN CONTROL

|

La presencia de carne de caballo en gran cantidad de platos preparados de toda Europa no pone en riesgo a los consumidores. La alerta sanitaria no se produce por el hecho de que los productos sean perjudiciales para quien los tome. Sin embargo, es evidente que algo falla de modo estrepitoso cuando la única defensa que tiene un consumidor, el etiquetado, puede ser falseada de un modo tan masivo. La orden de análisis exhaustivos de los productos es el principio, pero todavía tienen que comparecer los responsables sanitarios para explicar cómo en un mercado controlado se da una situación así.

MERCADOS SIN CONTROL