La Marea ajusta el calendario al milímetro

|

HAY que reconocer que el partido da xente do común ha demostrado que también tiene un modo de hacer las cosas muy común entre los políticos. Es evidente que están en su derecho, pero si alardeaban de actuar de otra manera, resulta, cuando menos chocante, que estén haciendo cuadrar el “cronograma” (palabra que tanto gusta hoy en día y que no es más que un sinónimo de calendario) de sus principales actuaciones con la fecha (más o menos), de las próximas elecciones locales. De este modo, Riazor tendrá nuevas cubiertas cuando los ciudadanos (incluidos los hinchas blanquiazules) tengan que ir a votar. También han puesto desde Maria Pita fecha a la caducidad del poblado chabolista de A Pasaxe que, curiosamente, coincidirá con el final de su mandato. Al final va a resultar que no es que no hayan hecho nada a lo largo de los dos años que ya llevan en el poder. En el fondo lo han diseñado todo para tirar la casa por la ventana cuando la cita con las urnas esté más cerca. A lo mejor, incluso, por aquellas calendas, hasta limpian las calles. Ya se verá.

La Marea ajusta el calendario al milímetro