PISOS PARA LOS CASOS URGENTES

|

Acertó Negreira cuando afirmó que la ley conduce a situaciones injustas como la de Aurelia Rey, pero mientras esa ley esté vigente hay que respetarla y cumplir sus preceptos. “Dura lex, sed lex”, que decía los romanos. Otra cosa es que sea conveniente una modificación normativa para adecuar el texto a la realidad actual, muy distinta a la existente en el momento en el que se aprobó la regulación. Mientras se redactan las nuevas normas no queda más remedio que recurrir a los parches para solucionar con urgencia casos en los que los retrasos acaban por provocar auténticas tragedias. De ahí la importancia de que exista una bolsa de pisos de alquiler social donde puedan “refugiarse” quienes han sido desahuciados de su vivienda. Disponer de ese parque inmobiliario es el objetivo actual del Ayuntamiento, que, cuando lo tenga, habrá conseguido que la ciudad sea un poco más justa. 

PISOS PARA LOS CASOS URGENTES