LAS CIFRAS DEL PARO

|

En más de una ocasión me referí a las cifras del paro para indicar que por sí solas son un guarismo sin repercusión en el ámbito social y a su vez manipulables por un portavoz gubernamental, siempre que se busca alguna causa para ocultar una realidad que no convence a nadie. Si baja el número de desocupados, se dirá “bajó el paro”, sin más explicaciones. Si sube, se dirá que es el peor dato posible, pero mejor, teniendo en cuenta el porcentaje que ha caído el desempleo desde hace unos meses y que el mercado se está consolidando y el paro acabará bajando. Todo es falacia, no hay un modelo real contable de ciudadanos en paro, solo un frío número sin identidad.
Galicia sigue perdiendo gente en su mercado laboral por la falta de inversiones y los jóvenes con inquietudes y deseos de superación se van de su tierra hacia otros lugares más atractivos laboralmente. Un caso paradigmático lo hayamos en las islas británicas, a donde fluye un importante número de nuestros jóvenes en la procura de su sueño laboral y es que el 75% de estos gallegos emigrados no tienen pensado retornar a su tierra en un plazo de tiempo corto, ya que las condiciones de trabajo y las oportunidades son nulas.
La última estadística del padrón indica que la región gallega perdió en 2014 unos 17.200 habitantes, de los cuales 5.500 eran extranjeros. Galicia ya no es interesante ni para los inmigrantes; este recorte es más acusado en Lugo y Orense, aunque el mayor retroceso corresponde a La Coruña, con una pérdida de algo más de 5.245 habitantes en 2014 con respecto al año anterior. Orense lo hace en 4.430, Lugo se deja en el camino otros 3.275 y Pontevedra, 4.130 habitantes. Por lo que la cifra total de empadronados en Galicia suma 2.748.695 habitantes, de los cuales 216.000 son extranjeros, esto es 17.245 menos en 2014 que en 2013.
Si tomamos como referencia las estadísticas de 1934, una de las cuales dada el 31 de julio de dicho año, consta que en España había 520.847 parados, lo curioso de la misma es el desglose que se hace de las cifras hasta alcanzar todos los sectores a que correspondía. Los responsables de los gobiernos de Galicia, Xunta y ayuntamientos, en lugar de enfrascarse en luchas políticamente inútiles, deben buscar una urgente solución al grave problema de la emigración y del paro en Galicia, dos males endémicos de esta tierra, que lejos de menguar, aumentan cada vez más en beneficio de los que se van en busca de su futuro y en perjuicio de los que se quedan, cada vez mayores y sin la vecindad de sus hijos, quizás para siempre y angustiados en su  soledad. 

LAS CIFRAS DEL PARO