China está al borde de un baby boom

|

Los chinos tienen fama de llegar a ejercer tal control sobre sus sentimientos que nadie es capaz de descifrar cuáles son. Algo de cierto debe de haber, pues les prohibieron tener más de un hijo y obedecieron sin rechistar. Igual sentían unas ganas irrefrenables de engendrar descendencia, pero no se lo decían a nadie. Algunos, atrevidísimos, daban rienda suelta a su pasión, pero amparándose en la protección que proporcionaba un condón. Que no se expongan ahora porque les cae un bebé seguro. La Policía ha intervenido 500.000 cajas de preservativos falsos, pero no sabe cuántos habrán llegado al mercado. Estamos al borde un baby boom amarillo.

China está al borde de un baby boom